Google+ Followers

jueves, 19 de marzo de 2015

Los cantos de Cisne

Procedente del Musée D´Orsay llega a Madrid  una exposición de la Pintura academica  Francesa del siglo XIX.

De la misma manera que el Romanticismo  se opuso en un momento  a la rigidez  formal del clasicismo a finales del Siglo XIX  surgió una nueva actitud realista  como reacción la naturaleza  y como objetivo la fidelidad a la realidad.Francia seria una vez mas el motor  de un nuevo concepto estetico que impregnó la mentalidad de la burguesía  y derivó  hacia un estilo edulcorado muy del gusto de las ideas  conservadoras. Con el nombre academicismo  surge un movimiento pictorico que observa rigurosamente las normas clasicas del arte, aquellas que remiten  los canones de la Antigüedad de Grecia y Roma remontados por el neoclasismo.
El academicismo fue encumbrado en el Salon, un acontecimiento artistico  que venía celebrando en Paris desde 1725 para acoger las obras consagradas  por el gusto oficial difundido  por la Academia una institución  publica que priorizaba sobre cualesquiera otros los gustos de la burguesía  y de los valores morales de las elites, pero tambien contribuyo de algun modo a democratizar el arte al apartado de la exclusividad de la aristocracia. A partir de la Revolución Francesa, que erradicó  el antigüo sistema de los privilegios , el Salon se abrió a todos los artistas, poniendo el enfasis en el talento antes de que el rango social  de los creadores.

Los generos preferidos por los academistas fueron la pintura historica, la epopeya  militar, la mitodología, la religión, el orientalismo, el retrato y el paisaje, todos ellos presentes en esta exposicion. Muchos de estos generos eran la excusa perfectapara introducir el desnudo femenino tema tratado exhaustivamente para satisfacer los gustos sexuales del público los compradores y de los mismos artistas (Cabanel y Baudry). un desnudo femenino enfrentado a veces virilidad  del masculino cuando éste parecía en escena.
El  arte académico tuvo que enfrentarse a veces a quienes criticaban suceso formalismo falta de evolución.
Sus artistas eran conocidos cómo pompiers (bomberos) un término peyorativo aludía a los cascos los guerreros romanos parecidos a los de los bomberos contemporáneos y 



también al carácter grandilocuente de los cuadros de las escenas historicas que pintaban. Las decisiones de la Academia fueron siempre objeto de  críticas y controversias y, como reacción, dieron lugar al nacimiento en 1863 del Salón de los Rechazos  en 1884 al Salon de los Artistas Independientes. Los criterios academicos se vieron abandonados por el gusto publico cuando la figura del critico comenzo a poner en evidencia a algunos valores del clasicismo sobre los que se habia asentado y en el momento en el que el mercado comenzo a interesarse por los nuevos movimientos. En 1881 el Estado habia abandonado la organización de los Salones y fue entonces cuando comenzaron a proliferar nuevos espacios nuevos espacios, como las galerias de arte, para los artistas emergentes  pudieran exponer sus obras. Apartados por la fuerza de las nuevas corrientes,los academistas iniciaron  su decandencia ,su¨canto del cisne¨ (titulo presisamente de esta exposición), antes de ser olvidados durante muchos años , hay que decir injustamente. Una figura como William Bouguerau, un pintor como Alexandre  Cabanel, artistas como  Dominique  Ingres,  JuliesÉlie Delunay, Thomas Couture o Jean-Lén Gérôme (contemporaneos de Courbet , Manet y Cézanne),fueron victimas de un menosprecio que los sepulto a ellos en el olvido y a sus cuadros en sotanos en los museos que los habian exhibido, desenmarcados, enrollados, almacenados sin compasión .
Bouguerau, para perpetuar su nombre en la posteridad accedio por un escaso  estipendio  a pintar obras para museos como la¨Virgen de la Consolación¨ y el ¨Nacimiento de Venus¨(Musée du Luxembourg).
En los primeros años del siglo XX artistas como Dalí y Breton  ya reindibicaron  la obra de los academicistas, que los años 50  rescataron en los museos Americanos. En 1984, una gran exposicion  de  Bouguerau en el Gran Palais de Paris incio en Francia la recuperacion de una pintura casi olvidada.
A pesar  de su aparente estanticismo, el arte academico tambien evolucionaba como en el mundo que  en transformación  en el que le toco vivir, y  llevaba en si  el germen de un arte nuevo que daria luga r al impresionismo, al surrealismo o el simbolismo. Porque como mantiene  el profesorAparicio Maydeu (¨Continuidad y Ruptura en la Alianza Editorial) la interrupcion de  una revolucion artistica o literaria  la aparicion de una corriente estetica , la instalacion de un fenomeno original  en el panoraba de la creatividad o de una novedad que rompe los modelossonre los que se asentaba el pasado tienen por fuera que rendir un tributo  a ese pasado. La pintura tiene mas fuerza cuando mas enraisada esta en la tradicion.
Y a fuerza del impresionismo , el surrealismo o el cubismo estubo tambien injustamente menospreciada la obra de los ¨pompiers¨.
Para terminar una alusion  al magnifico catalogo de la exposicion que ademas de recoger  diversos ensayos sobre el movimento  de los academicistas y su epoca analiza uno a uno los cuadros que componen la nuestra, incluyendo una interpretación de sus contenidos y la historia, bibliografia  y exposiciones en la que se exhibieron a lo largo de la historia.

Fuente: Faro de Vigo

No hay comentarios:

Publicar un comentario