Google+ Followers

lunes, 30 de septiembre de 2013

De refugiado iraquí a Míster Gay

Un joven perseguido en su país por su orientación sexual participa en la gala para elegir al representante del colectivo homosexual


A Hussyien Adnan le tocó el turno de hablar de sí mismo ante el jurado. Cogió el micro y se dirigió a la audiencia que abarrotaba el local en el que se celebraba el evento. Había sido su decisión presentarse al concurso de Mister Gay Italia y contar ante todos aquellos desconocidos su historia. Y lo hizo. Explicó que había nacido en Irak hacía 25 años y que su familia había llegado a pedir su pena de muerte por su condición sexual. Consiguió escapar y tras dos años en Alemania, aterrizó en Italia con 15, donde una pareja gay lo acogió y le apoyó moral y económicamente para que aprendiera italiano y estudiara. “Fue idea suya, él considera ahora que tiene que ser un ejemplo para todos aquellos que no pueden salir del armario”, explica al teléfono uno de sus papás (como él los llama), Massimo Flodio. La gala, que tuvo lugar el pasado domingo, está organizada por la página web gay.it y se celebra en el enclave favorito de los homosexuales en Italia, la ciudad costera de Torre del Lago. Los organizadores intentan que además de tener un carácter lúdico, la cita, que va por su decimoséptima edición, lance un mensaje contra la homofobia y sirva para reivindicar los derechos de este colectivo. El portavoz de la organización, Iacopo Mencuccini apunta que no solo buscan la belleza sino “encontrar a alguien que represente a la comunidad”. Por eso, además del típico desfile con ropa y en bañador, los concursantes se someten a las preguntas del jurado y cuentan algo de su historia personal. “¿Qué harías con respecto a la problemática de los gays en Rusia?”, fue una de las preguntas que los jueces lanzaron a los participantes. Giovanni, el ganador de esta edición. / Gay.it El joven iraquí, que tiene estatus de refugiado político por la persecución que sufrió en su país, no ganó, pero su padre adoptivo (aún están tramitando los papeles para ser sus tutores legales), señala que el objetivo no era vencer, sino ayudar a otras personas en su misma situación. “Se puede hacer si luchamos todos juntos, pero los políticos están un paso por detrás de la sociedad en este caso”, afirma Flodio, en referencia a la ley contra la homofobia que el Congreso italiano dejó en el cajón antes de irse de vacaciones. El Parlamento ya tumbó una ley en 2009 contra la persecución por motivos de orientación sexual y este año ha habido varios suicidios de jóvenes en los que se sospecha que fueron perseguidos por ser homosexuales. El ganador de esta edición fue Giovanni Licchello, natural de Puglia, al sur de Italia. Una cicatriz en su ceja llamó la atención del jurado. Él explicó que se la hizo en una pelea en la que se había visto involucrado meses atrás por defender a un amigo que también era gay. “Es una anécdota, no me hace ser un héroe, pero si contarlo sirve para que no pase más, pues lo hago”, asegura. Licchello explica que él nunca ha tenido problemas por su orientación sexual, pero reconoce que Italia aún está “un poco por detrás” de los países más progresistas en este sentido. “Los avances se consiguen con cultura y diálogo”, sentencia el nuevo reginetto.
http://elpais.com/elpais/2013/09/02/gente/1378150443_482580.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario