Google+ Followers

lunes, 23 de septiembre de 2013

Los 9 alimentos que te ayudarán a pasar un buen otoño física y emocionalmente

Esta semana empieza oficialmente el otoño: se acortan los días, comienza a hacer frío y, si todo va como debiera, tendremos que sacar el paraguas del armario. Emocionalmente el otoño es una estación difícil. Tras el parón veraniego, la rutina se impone con dureza y nuestro estado de ánimo puede acabar por los suelos, como las hojas de los árboles. Nuestra dieta en otoño tiene que ser capaz de contrarrestar el mayor desgaste físico y mental que experimentamos en esta estación y los alimentos de temporada pueden ser nuestros mejores aliados. La naturaleza es sabia: en verano nos da frutos con grandes cantidades de agua, que nos ayudan a hidratarnos, y en otoño e invierno nos da cítricos, ricos en vitamina C, que fortalece nuestro sistema inmunológico. Y este no es el único cambio que nos depara la estación. Estos son los mejores alimentos otoñales, que deben figurar en nuestra dieta si queremos tener una buena estación, en lo físico y en lo emocional. Manzana fuji. Manzanas Aunque, como la mayoría de frutas, podemos encontrar manzanas todo el año, es otoño la mejor fecha para consumirlas. Se trata de un alimento rico en antioxidantes y fibras y que puede tomarse de muchas formas. No tenemos por qué dejar la manzana para el postre: en compota, en ensalada y en los guisos es un acompañante delicioso. Granadas La granada es una fruta muy completa y con un aporte calórico muy bajo, dado su alto contenido en agua. Está dentro de la familia de los cítricos, por lo que tiene un gran contenido en vitamina C, pero además es rica en ácido málico, flavonoides –los famosos pigmentos con acción antioxidante– y taninos, sustancias con propiedades astringentes y antiinflamatorias. Dado su peculiar fisionomía, es ideal para añadir a las ensaladas, ya sea como ingrediente o como aliño. También es fantástica en zumo. Coles Las verduras de la familia de las brasicáceas, como las coles de Bruselas, la coliflor, el repollo, la lombarda, o el brócoli, son ricas en vitamina C y hierro y tienen fitoquímicos con acción antioxidante. Son verduras recomendadas para fortalecer el sistema inmune, por lo que resultan un gran aliado contra los resfriados. Se trata de un tipo de verduras a la que mucha gente tiene rechazo –quizás por el desagradable olor resultante de su cocción– pero resultan deliciosas ya sea gratinadas, salteadas, al horno o en guisos. Kiwi. (Luc Viatour) Kiwis Aunque ya estamos acostumbrados a verlos todo el año, la temporada del kiwi va de septiembre a marzo. Es una de las frutas con mayor concentración de vitamina C, mayor incluso que la de los cítricos, y es una gran fuente de potasio y cobre. Por supuesto, tampoco hay que olvidar sus alto contenido en fibra, ideal si tenemos problemas para ir al baño. Berenjena La berenjena no sólo es una hortaliza deliciosa, además es perfecta como purgante intestinal, sado su alto contenido en colagogo, un extracto que facilita la expulsión de la bilis y estimula el funcionamiento del hígado, lo que favorece la digestión de grasas. Se trata, además, de un alimento muy versátil en la cocina, se puede tomar rellena, empanada, salteada, en puré y hasta en ensalada. Uvas La uva es una de las frutas con mayor contenido en azúcar, por lo que no es especialmente recomendable si lo que se quiere es adelgazar. Pero, al margen de esto, es una muy rica en antioxidantes, deliciosa y muy barata en época de vendimia. Todo apunta a que este año no vamos a gozar de unas uvas muy maravillosas (el tiempo no ha acompañado en su maduración), pero no hay que desconfiar de la fruta fea. Otra vez, no debemos limitarnos a comer la fruta de postre. La uva es perfecta para hacer compotas, zumos, pasteles, ensaladas o como guarnición de la carne. Frambuesas. (Corbis) Frutos del bosque Las moras, arándanos, frambuesas, grosellas y, en general, todos los frutos del bosque concentran una enorme cantidad de antioxidantes, especialmente en forma de flavonoides, el pigmento que les da su particular color rojizo. Si no tenemos un bosque cerca donde recolectarlas, siempre podemos comprarlas congeladas, una buena alternativa si no queremos perdernos estas delicias (y además, podremos disfrutar de ellas más tiempo, pues su temporada es muy corta). Son geniales para realizar postres, mermeladas y salsas. Setas Las setas son una de las grandes delicias de la temporada otoñal. No sólo podemos disfrutar de múltiples variedades que pueden cocinarse de muchísimas formas. Se trata, además, de un alimento muy bajo en calorías, rico en egosterol –una sustancia que nuestro cuerpo transforma en vitamina D–, vitaminas del grupo B y yodo. Lo que no debemos olvidar es que se trata de un alimento fuerte, que puede resultar indigesto si se consume en grandes cantidades o por la noche. Calabaza La calabaza es una hortaliza rica en potasio, fibra y vitamina B. En España se consume normalmente en forma de puré, pero también está muy rica cocida (es deliciosa acompañada de patata). Dado su sabor dulce, también es un ingrediente mágico en lo que a repostería se refiere. http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2013-09-23/los-9-alimentos-que-te-ayudaran-a-pasar-un-buen-otono-fisica-y-emocionalmente_30635/

No hay comentarios:

Publicar un comentario