Google+ Followers

martes, 1 de octubre de 2013

Católicos piden al Papa Iglesia más abierta a celibato y "gays"

Buscan que mujeres y laicos tengan cargos importantes en la curia. México • Redes Cristianas integradas por grupos católicos de varios países enviaron al papa Francisco una carta en la que demandan un diálogo abierto con la Iglesia, revisar el celibato, incluir a mujeres y laicos en cargos importantes de la curia romana y que los obispos que faciliten o ignoren el abuso sexual sean cesados y llevados a los tribunales tanto eclesiásticos como civiles con protocolos universales. En ésta solicitan que el documento se incluya en la agenda de la reunión del Consejo Asesor a realizarse del 1 al 3 de octubre, en reconocimiento de los derechos y responsabilidades de los fieles para que tengan una voz efectiva en la toma de decisiones de la Iglesia. Le recordaron que los creyentes han experimentado “la pérdida catastrófica de confianza en la Iglesia causada por las revelaciones de abusos sexuales por parte de clérigos católicos y del encubrimiento por parte de la jerarquía en tantos sitios. Los abusos de poder en el Banco Vaticano, así como faltas de respeto y marginación experimentadas por los laicos”, han llevado a algunos al abandono de la religión. Ante estos signos, se indica que la “Iglesia parece incapaz de leer los signos de los tiempos y así la transmisión de la fe a las generaciones futuras se ha convertido en un desafío cada vez mayor”. Por ello proponen cinco puntos: compromiso por la justicia, porque con frecuencia se considera hipócrita a la Iglesia por la falta de ésta. “Esperamos que llegue un tiempo en el que todos los católicos experimenten una Iglesia renovada”. Una Iglesia que dialogue, por lo que se recomienda que se rehabilite a los teólogos, clérigos y religiosos que, desde el Concilio Vaticano II, han sido censurados o sancionados por seguir los dictados de su conciencia. También se menciona que la identificación de la vocación al sacerdocio se fundamente en el discernimiento individual y comunitario de las cualidades del candidato, su espiritualidad, sentido pastoral y formación teológica, más que en su género, orientación sexual o su estado civil. Señalan que es inaceptable negar a los gays y lesbianas el acceso a la participación completa en cualquier aspecto de la vida de la Iglesia y del ministerio. Además, es injusto ordenar a ministros varones casados de otras confesiones cristianas mientras que se rechaza aceptar a sacerdotes católicos de toda la vida que han dejado el ministerio activo para casarse. Se considera que a los católicos divorciados que se han casado de nuevo no se les debería negar la comunión; su conciencia personal debe ser respetada en esta materia. La Iglesia católica debe examinar seriamente las causas que la han llevado al escándalo por abusos sexuales de alcance mundial y hacer todo lo que esté en su mano para prevenirlo en el futuro. http://www.milenio.com/cdb/doc/noticias2011/068fe182f9770ae75a65ba4588e6c31a

No hay comentarios:

Publicar un comentario