Google+ Followers

sábado, 5 de octubre de 2013

PSICÓLOGA CLÍNICA DE LA UNIDAD DE TRASTORNO DE IDENTIDAD DE GÉNERO DE CARLOS HAYA

Juana Martínez: «Los niños empiezan a configurar su identidad de género desde los dos años»

Juana Martínez: «Los niños empiezan a configurar su identidad de género desde los dos años»

Señala que expertos a nivel internacional recomiendan no incentivar ni coartar estas conductas en los menores 

Señala que expertos a nivel internacional recomiendan no incentivar ni coartar estas conductas en los menores Ante la noticia de que los padres de tres niños malagueños menores de tres años han pedido a sus colegios que respeten la nueva identidad de género de sus hijos, la pregunta parece obligada: ¿Pueden niños tan pequeños mostrar ya claramente estos comportamientos? Juana Martínez, psicóloga clínica de la Unidad de Trastorno de Identidad de Género de la Unidad de Gestión Clínica de Salud Mental de Carlos Haya trata de arrojar luz sobre el tema.

-¿Llegan muchos casos de menores a la Unidad de Trastorno de Identidad de Género?
-Realmente no muchos. Desde que lleva funcionando la unidad -que es referencia en toda Andalucía- en el año 1999 hemos registrado una quincena de casos de menores de doce años en toda la Comunidad.
-¿A qué edad empieza a crearse la identidad de género y cuándo pueden aparecer las primeras señales de transexualidad?
-La identidad de género se crea entre los dos y los cinco años, y alrededor de los tres ya pueden empezar a aparecer comportamientos que señalan a una disforia o alteración en relación al género. No podemos hablar de transexualidad porque la sexualidad de estos niños aún no se ha desarrollado. Pero hay que verificar si esos comportamientos se mantienen o forman parte de una etapa normal en el desarrollo del menor.
-¿A partir de qué edad se puede considerar que este comportamiento es ya definitivo?
-No se recomienda ningún tipo de intervención antes de los doce años. La Asociación Mundial de Profesionales de la Salud Transgénero (WPATH) dicta unas indicaciones en este sentido para los niños y la infancia. Todos los estudios a nivel internacional plantean que la disforia de género en la infancia no necesariamente tiene que llegar hasta la edad adulta y que más 30% de los casos desaparece en la pubertad.
-¿Cómo se puede actuar en estos casos?
-En edades tan precoces, dado el alto porcentaje de que esa disforia desaparezca antes de llegar a la edad adulta, se recomienda permanecer expectantes con prudencia y sin tratamiento médico.
-¿Pero cómo deben afrontar los padres esta situación?
-Lo más recomendable es observar al niño hasta que llegue a la pubertad, sin alimentar o motivar estas conductas pero tampoco prohibirlas. Sí sería bueno limitarlas a un contexto en el que el menor no pueda tener ningún tipo de consecuencias en su entorno social porque corre el riesgo de que se inicie una transición de género y en la pubertad la disforia de género remita.
-Entonces, ¿la pubertad es la que marca un antes y un después?
-Si la disforia se mantiene y se descarta que existan otros trastornos emocionales que puedan motivar este tipo de conductas es cuando es recomendable intervenir, siempre con un diagnóstico positivo y siempre que se haya llegado a una madurez física y emocional suficiente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario