Google+ Followers

viernes, 4 de octubre de 2013

Un niño de 12 años, detenido por matar a puñaladas a su hermana de ocho

El pequeño despistó a la policía acusando a un intruso que tras el asesinato habría huido.


Después de dos semanas de caza a un extraño de pelo largo y cano, la policía ha detenido al principal sospechoso de matar a una niña de ocho años en California. Leila Fowler, al parecer fue apuñalada hasta la muerte por su hermano mayor, un niño de 12 años que convivía con ella. La madre niega las evidencias y asegura que su hijo"no pudo dañar a su hermana".

El tranquilo barrio de Valley Springs, en California, EEUU, ha vivido dos semanas de intensa búsqueda de un hombre de pelo largo y alto, sospechoso de asesinar a puñaladas a Leila Fowler de ocho años.
La teoría del intruso que habría matado a la niña fue contada a la policía por el hermano de Leila, otro menor de 12 años. Ambos estaban solos cuando ocurrió el asesinato, que -según el hermano de la víctima, lo cometió un intruso que habría huido. 
Él contó a los  agentes que la encontró ensangrentada, según ha publicado el periódico online L.A Times.
El niño habría llamado a sus padres, estos a la policía y Leila murió poco después en el hospital, donde fue trasladada de urgencia. La autopsia ha determinado que la niña murió a causa de la hemorragia y del shock provocado por las múltiples puñaladas.
Los detectives de la oficina del comisario del condado de Calaveras, donde han ocurrido los hechos, han arrestado al chico, del que no ha trascendido su identidad, sospechoso del homicidio, según un comunicado del Sheriff de la localidad.
Durante el arresto, los agentes se incautaron varios cuchillos hallados en la casa, que compartía la víctima de ocho años, su padre, su madrastra y sus dos hermanastros.
La madre del niño detenido rechaza la tesis de la policía
Priscilla Rodríguez ha negado que su hijo apuñalara a su hermana. "Ellos ni siquiera se peleaban cuando eran pequeños", dijo la mujer.
"Lo he visto en la vigilia, se acercó a mí y yo lo abracé y lo mantuvo tan fuerte", dijo Rodríguez. "Yo le dije que lo amaba y que sentía lo sucedido."
La noticia del arresto del niño devolvió el alivio a la zona rural al sureste de Sacramento. "Los ciudadanos del Condado de Calaveras pueden dormir un poco mejor esta noche", dijo el Sheriff Gary Kuntz a la prensa el pasado sábado.





No hay comentarios:

Publicar un comentario